Autoconciencia

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA QUE NUESTRA RELACIÓN SEA ETERNA?

Pues no podemos hacer nada. Lejos de ser una respuesta desesperanzadora es totalmente liberadora porque nos sitúa frente al descanso de dejar de luchar por un miedo futuro que en tanto que miedo y futuro, ahora no existe.

Si somos honestos cualquier pensamiento que tengamos que incluya la premisa de qué puedo hacer para no perder algo nos genera angustia e intranquilidad, no en un futuro, sino ahora. Un miedo infructuoso sobre una premisa incierta y de la que no tenemos ninguna certeza.

Lo único que nos proporciona esta pregunta en ese momento es una sensación de miedo aun cuando todavía estemos con nuestra pareja a nuestro lado.

La preocupación porque dure nos lleva, en el mejor de los casos, a traicionarnos a nosotros mismos, a negociar y a tener  como compañero de viaje  a nuestro miedo en vez de a nuestra pareja.

¿Cuántas veces el miedo a perder algo nos evito perderlo? ¿Cuántas veces la preocupación sólo nos trajo preocupación? ¿Qué ocurre si vivimos en función del miedo y la preocupación? Pues que en vez de vivir nuestra relación vivimos los efectos de unas ideas que hemos dado por ciertas, ni más ni menos, pero las ideas ni son vida ni  son relación. Entonces sí que perdemos algo importante.

El amor nunca muere, incluso aunque decidamos no sentirlo, aunque decidamos taparlo con rencor, culpa, miedo o dolor, debajo de todas estas cosas, está el amor que te unió a tu pareja.

Todos esos sentimientos son lo que hemos interpuesto entre nosotros y el amor a nosotros mismos y de los que culpamos al otro. Esto no quiere decir que tengamos que permanecer al lado de alguien si no somos felices, lo que quiere decir es que esos sentimientos puestos en otro te alejan de poder reconocer la certeza que el amor nunca muere.

No existen fórmulas secretas para la pareja eterna, lo que existen son relaciones y maneras de vivirlas. Habría que cambiar la preocupación de cuánto durará  por la atención en que sea buena, enriquecedora, el lugar donde nos atrevamos a darnos, a entregarnos,  a conocernos y reconocernos en el otro.

La pareja es la oportunidad para conocerse uno mismo y compartirse, no para esconderse y maquillarse para que no nos abandonen a costa de nosotros mismos.

La pareja es un espacio espectacular para aceptarse y hacerlo acompañado. Si  vivimos nuestra relación con el  objetivo de aceptarnos, darnos y amar ¿Qué es lo que podríamos perder? En realidad, lo único que podemos perder en una relación es a nosotros mismos, cuando creemos que debemos ser distintos de cómo somos  para retener a alguien a nuestro  lado, sea un minuto,  un mes  o toda una vida.

Vanesa & David

Please follow and like us:
Autoconciencia

¿CREES TENER PROBLEMAS DE PAREJA? SI QUIERES LA RESPUESTA CAMBIA LA PREGUNTA

 

Quizá cuando miramos a nuestra pareja y nos preguntamos si nos gusta nuestra relación nos estemos saltando una pregunta esencial.

Quizá nos estemos saltando la única pregunta que contiene la respuesta  desde donde podemos experimentar el cambio real que buscamos:

¿Cómo es mi relación conmigo?

Si cuando no sé algo me critico, si soy mi mayor juez a cada paso, si temo mi ignorancia, si huyo constantemente de mis dolores más profundos, si los tapo con actividad, medicación, alcohol o adrenalina, si no confío ni en mí ni en la vida, si me siento inferior y me comparo constantemente, si me valoro en función de lo que tengo, si escondo mis sentimientos o actos porque me avergüenzan, ¿no sería una utopía creer que en mi relación con otro encontraré algo distinto? Lo sería.

Quizá nuestra pareja es la solución, pero no porque nos pueda dar lo que creemos no tener sino porque es nuestra oportunidad para desprendernos de lo que nos separa de sentirnos plenos tal como somos.

Es en relación cuando podemos observar nuestras reacciones, pensamientos y emociones. Es así como descubrimos como es nuestra relación con nosotros mismos.

¿Y si la causa de mi insatisfacción está dentro mí y no fuera, ni en el otro?  Pues lo que ocurre es que estamos en el único lugar donde  mi relación de pareja puede mejorar. El lugar donde el rencor se vuelve agradecimiento y cesa la lucha y el dolor de intentar cambiar al otro. Lo que ocurre es que estamos a un paso de dejarnos en paz y de empezar a disfrutar de compartirnos.

“El que quiere busca amarse, el que ama ya no busca porque ya se encontró”

Vanesa & David

 

 

 

 

 

 

Please follow and like us:
Autoconciencia

¿QUIERES CAMBIAR A TU PAREJA? DESCUBRE QUÉ HAY DETRÁS DE ESA INTENCIÓN

 

Pues lo que hay detrás es un deseo de cambiarte a ti mismo y la oportunidad de tomar conciencia de que eres tú el que piensas que deberías cambiar para ser amado.

Si lo pensamos bien, el párrafo anterior está lleno de buenas noticias que tienen como objetivo final que te aceptes tal cual eres  porque, realmente, ante lo que estamos es ante la inmensa oportunidad de dejarnos en paz.  Sólo cuando esto suceda ya no tendremos que hacer ningún esfuerzo para aceptar a nuestra pareja tal cual es, sucede por sí solo, porque ya no necesitas  poner fuera de ti el dolor que te causa pensar que tendrías que ser de otra manera.

¿Nos hemos cuestionado alguna vez que si pensamos que los demás tienen que cambiar para que nosotros seamos felices sea  porque es exactamente lo que pensamos de nosotros mismos? ¿Nos hemos planteado alguna vez  lo que duele pensar que tal y como somos no es suficiente?

No se trata de cambiarse sino de reconocerse. Se trata de aprovechar el regalo que nos brinda nuestra relación diariamente para desprendernos de aquello que nos separa de ser felices tal cual somos.

¡Ojo! que no estamos diciendo que este mal sentir el deseo de cambiar al otro ni que haya que disimularlo o controlarlo. Estamos diciendo todo lo contrario, todos secretamente tenemos ese sentimiento de insatisfacción con nosotros mismos. Lo que estamos diciendo es que aprovechemos la oportunidad que nos brinda nuestra relación de pareja de para poder reconocerlo. Darnos cuenta sin juzgarnos  es el primer paso para aprender a dejarnos en paz y dejar de necesitar al otro como chivo expiatorio.

  “ El camino más corto para enamorarse de otro es empezar por uno mismo, ese lugar donde yo soy tu y podemos compartirnos”

                                                                                                                                               Vanesa&David

 

 

Please follow and like us:
Autoconciencia, Baile & Interpretación

¿POR QUÉ EL BAILE MEJORA NUESTRA RELACIÓN DE PAREJA?

Pues porque el baile tiene como objetivo alcanzar la máxima comunicación entre dos personas para que expresen unidas una sola melodía.

Lo que realmente nos une a nuestra pareja es sin duda la voluntad de encuentro. Sin ella todas las demás herramientas se quedan cojas. Si dos personas quieren encontrarse de manera genuina ya tienen recorrido más de  la mitad del camino. Ahora sólo queda encontrar la herramienta que facilite este encuentro y el baile es una herramienta infalible ya que nos permite trabajar con profundidad todos los aspectos que facilitan la comunicación y la escucha, tanto corporal como emocional, produciendo un aumento de la empatía, intimidad, conexión y entendimiento en la pareja.

El baile en pareja empieza con un abrazo y con dos personas teniendo que ponerse de acuerdo. Sin duda este punto de partida ya es el mejor escenario para ser pareja; cercanía y la necesidad de trabajar juntos por un objetivo común.

A partir de aquí el aprendizaje de los pasos e interpretación y expresión musical, el despertar de la conciencia corporal y el uso correcto del cuerpo, así como el aumento de la capacidad cognitiva y de la escucha propia y de nuestro compañero nos llevaran en volandas a mejorar nuestra relación de pareja.

Sin perder de vista nunca nuestro objetivo, la compenetración de la pareja, sólo nos queda sorprendernos como las ganas de entendernos y conectar con nuestra pareja hacen que una actividad tan lúdica y amena como el baile trasformen nuestra relación.

Vanesa y David

Descarga y escucha el audio en Ivoox

Please follow and like us:
Autoconciencia

APRENDIENDO A APRENDER

En eso estamos cada día, para nosotros enseñar no es otra cosa que aprender y lo hacemos  cada día. Bueno, para ser sinceros, a veces se nos olvida hasta que recordamos que todos los que estamos dentro de la clase estamos aprendiendo y enseñando a la vez, sino no es así, tarde o temprano termina no funcionando.

Lo que queremos decir es que para nosotros lo más importante es que los alumnos lleguen a disfrutar más de aprender que de lo aprendido. Sin duda disfrutamos que nuestros alumnos aprendan a bailar, pero para nosotros, es de vital importancia el modo en que se hace.

Y es que, aunque  todos damos por sentado que sabemos aprender, hay maneras y maneras. ¿Alguna vez habéis cuestionado vuestro modo de aprender  o incluso os habéis preguntado si podríais aprender de otra forma?

No todos reaccionamos igual ante una nueva propuesta.  Nuestra metodología  difiere de la dinámica habitual de una academia y vemos como algunos de nuestros alumnos, al enfrentarse a lo desconocido, conectan  con el miedo de múltiples formas; a no saber hacerlo bien,  a no comprender las indicaciones, a fallar, a soltar sus “vicios” adquiridos en el baile, a la reacción del otro, etc.

Nuestro interés  es que nuestros alumnos aprendan a aprender con menos miedo, menos resistencias y aplacando a ese juez interno que nos posee tan a menudo, que opina sobre todo  y a cada paso, retrasando así nuestro aprendizaje y asociándolo además con el esfuerzo.

Sin embargo, existe también un modo de aprender donde no sólo no es un esfuerzo  sino  que es una liberación, apasionante a cada paso y sin juicio,  donde lo que antes vivíamos como “arduos” retos, ahora son oportunidades para aumentan las ganas de aprender y de divertirnos haciéndolo.

Estamos profundamente agradecidos a  todos nuestros alumnos por enseñarnos cada día  cómo enseñar, son muchos los días que después de una clase hablamos sobre lo que nos han enseñado y lo vemos como una oportunidad para averiguar de qué nos tenemos que desprender para seguir aprendiendo.

Vanesa Saavedra

Descarga y escucha el audio en Ivoox

Please follow and like us:
Autoconciencia

DESPRENDERSE

Esta palabra no aparece como tal en nuestro método y sin embargo lo define. Como decía Einstein. “Sólo podemos cambiar aquello de lo que tenemos conciencia”.

Cuando trabajamos con una pareja nuestro objetivo no es descubrir que les falta para serlo sino más bien que les sobra para poder experimentarlo. Intentamos averiguar  qué es aquello que han interpuesto entre ellos que limita su comunicación.

Si pensamos en obtener, estamos partiendo de la premisa inconsciente de que no somos completos e iniciaremos una búsqueda sin sentido y sin fin que a cada paso nos aleja de la experiencia de nuestra propia plenitud, la cual ya está aquí, en nuestro momento presente.

No trabajamos para encajar dos mitades que se necesitan o se complementan sino para el hallazgo de las naranjas completas que se reconocen como parte de un mismo árbol  y una misma fuente. Eso es comunicación.

Sería como si a una bombilla encendida le pusieran un trapo encima y dedicara toda su vida a descubrir que le falta para ser luz, cuando lo único que necesita es darse cuenta de que tiene un trapo encima y desprenderse de él. Lo contrario, como decíamos al principio, sería una búsqueda sin sentido y sin fin.

Así que, con permiso de Einstein, tendremos una nueva mirada sobre su cita que se ajuste más a nuestro propósito:

“Solo podemos desprendernos de aquello de lo que tenemos conciencia”

Pues de eso va nuestro método, no se trata de obtener sino de desprenderse, no se trata de mejorarnos sino de dejarnos en paz, no se trata de querer cambiarnos sino de reconocernos y  todo esto sucede a través del baile, una herramienta divertidísima para esta toma de conciencia donde dejamos a un lado  nuestras interpretaciones para desprendernos de todo aquello que nos separa de Ser Pareja.

Vanesa Saavedra

Descarga y escucha el audio en Ivoox

Please follow and like us:
Autoconciencia

NO ES LO MISMO

Como repetía Alejandro Sanz en su canción; no es lo mismo. Y es que no es lo mismo Ser pareja de baile que bailar con pareja. No es lo mismo que 1+1 sea igual a 1, que a 2 que a ninguno. No es lo mismo. No es lo mismo ser que estar, ni darse que mirarse el ombligo, no es lo mismo.

En la vida y en el baile, no es lo mismo buscarse con los ojos que agachar la mirada. No es lo mismo que te inviten a que te obliguen, ni que te abracen a que te asfixien. No es lo mismo apoyarse, que llevar algo colgao, no es lo mismo.

No es lo mismo colocar un pie, a que caiga, ni girar sobre tu eje que aparecer girado, vamos que no, que no es lo mismo conocer y saber usar tu cuerpo que no saber donde caerá el siguiente paso, no es lo mismo.

Y es que en la música y la vida, no es lo mismo interpretar, que copiar, sentir que memorizar. No es lo mismo ir a tiempo que te pille a pie cambiao, ni  tampoco dar el peso  a ser pesao, no es lo mismo, es distinto.

Vale, que a lo mejor no nos lo sabemos

Bueno, pero no nos preocupemos

Puerta,  que siempre hay una abierta

Léenos los labios , estamos deseando acompañarte…..

Y es que Alejandro tiene razón, no es lo mismo. Nuestro método tiene como objetivo  el crecimiento en pareja utilizando el baile como herramienta. Y es que, como decía mi padre, el amor no vive sólo de mirarse a los ojos. Ser Pareja es algo maravilloso, pero es algo que no se nos enseña. Simplemente pensamos que por amar a alguien y ser correspondido ya la formamos, cuando, en realidad, eso sólo implica que nos amamos y el principio de la aventura de aprender a Ser Pareja.

El baile, la interpretación, el conocimiento del correcto uso de tu cuerpo son prendas perfectas para la maleta de esta aventura.

Así que como diría Javier Gurruchaga, viaje con nosotros.

Vanesa Saavedra

Please follow and like us: