Autoconciencia

EL AMOR NO BUSCA UN CULPABLE, SOLO DOS INOCENTES

La mejor herramienta para aceptarse uno mismo es la pareja. Puede sonar frío utilizar la palabra herramienta para referirnos a nuestra pareja pero, lo es mucho más, hacerlo para culpabilizarla de nuestra infelicidad.

Todo lo que no podemos aceptar de nosotros mismos  lo atribuimos a una carencia o a un exceso de la persona que hemos elegido, porque durante el camino olvidamos el verdadero propósito de la relación: llegar a aceptarnos tal cual somos, eso es lo nos unió aunque nos empeñemos en olvidarlo.

A mitad de camino, si somos honestos, lo único que pasa es que al no conseguir aceptarnos tal y como somos hacemos un truco cambiando el propósito de la relación pasando a ser ahora el cambiar a la persona que tenemos al lado. El problema es que esto no funciona y no funciona porque los trucos, trucos son.  Si no eres feliz, aunque consigas engañarte creyendo que es culpa de otro ¿Quién es el que no es feliz? ¿Quién es el que elige permanecer donde no lo es? La honestidad deshace el truco, nosotros.

Solemos usar a la pareja para darnos la razón de que es el otro el que es erróneo. Estamos dispuestos a darnos la razón las veces y relaciones  que hagan falta.  Pero, ¿Nos hemos planteado cuanto  de interesante es morirse cagado de razón si la carga es nuestra infelicidad? o ¿Cuánto de interesante sería no tener la razón y ser feliz compartiéndonos en pareja?

Solemos buscar terapias, charlas, filosofías, etc. para llegar a comprendernos, con la fantasía de que algún día, estaremos preparados para tener una pareja y saber relacionarnos sin conflictos. Mientras que tengamos conflictos con nosotros mismos, estos  se verán reflejados en la pareja, ese no sólo no es el problema, sino que es el camino, usar los conflictos para aprender que nuestra felicidad es responsabilidad nuestra y agradecer  a nuestra pareja la oportunidad de mostrarnos aquellos lugares donde todavía no nos aceptamos.

La felicidad en pareja no descansa en encontrar culpables sino en el reconocimiento de que ninguno de los dos lo es.

Nuestra propuesta es usar nuestra relación como camino para el encuentro con nosotros mismos y desde ahí, ya nada habrá que hacer para disfrutar de nuestra relación, porque ella misma, es el disfrute.

Vanesa & David

 

 

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *