Autoconciencia, Baile & Interpretación

¿ES POSIBLE LA IGUALDAD EN LA PAREJA EN NUESTRO CONTEXTO HISTÓRICO?

Seguro que es posible pero esto no quiere decir que sea la elección que estemos tomando. Veámoslo a través del baile.

Si somos honestos el contexto histórico que vivimos es machista. Lo podemos ver en las empresas, el fútbol, la política y, sin duda, en la religión donde Padre, Hijo y Espíritu Santo llevan todos nombres de varón. No pretendemos aquí, hacer una disertación sobre el machismo sino intentar explicar cómo este también afecta al baile haciendo difícil ver a una pareja compenetrada y bailando como una unidad.

El éxito de una relación es la comunicación y es fácil de entender que la óptima se da entre dos personas que se reconocen como iguales, asumiendo ambos su responsabilidad al 100%, dentro del 50% que les corresponde.

En la actualidad, las clases de baile son impartidas, en su gran mayoría, por profesores hombres, dando por hecho que sobre ellos recae el 100% de la responsabilidad del aprendizaje y que, sólo con su profesionalidad y la ayuda de alumnas inexpertas, es suficiente para enseñar a bailar. Esto quiere decir, si no nos andamos con rodeos, que ”liderar” el baile es considerado un arte que requiere profesionalidad y “dejarse llevar” un detalle sin importancia que  las mujeres tienen que tener innato.  Este es, en nuestra opinión, el motivo por lo que no es lo mismo bailar en pareja, que Ser Pareja en el  baile.

Nuestro interés en este tema es llamar la atención en lo que es realmente Ser Pareja, siendo el baile un ejemplo más, donde si intentamos formarla desde un tratamiento de desigualdad, no funcionará.

El máximo disfrute como pareja en el baile pasa porque cada uno conozca su función, la desarrolle y que ambos tomen responsabilidad sobre su instrumento de baile, en este caso, el cuerpo, trabajando en profundidad la conciencia corporal. Si no sabemos usar nuestro cuerpo correctamente difícilmente podremos tener una comunicación óptima con nuestra pareja.

A lo largo de los años hemos visto como este tratamiento desigual tanto a la hora de aprender como en la toma de  responsabilidades al bailar, hace que muchas personas no disfruten de bailar y mucho menos tengan una experiencia de comunicación y de Ser Pareja en el baile.

En nuestra experiencia personal y profesional cuando el baile se enseña y se aprende desde una perspectiva de igualdad y compromiso por ambas partes, este se convierte en una vivencia inolvidable de comunicación en pareja.

Vanesa & David

 

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *