Autoconciencia

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA QUE NUESTRA RELACIÓN SEA ETERNA?

Pues no podemos hacer nada. Lejos de ser una respuesta desesperanzadora es totalmente liberadora porque nos sitúa frente al descanso de dejar de luchar por un miedo futuro que en tanto que miedo y futuro, ahora no existe.

Si somos honestos cualquier pensamiento que tengamos que incluya la premisa de qué puedo hacer para no perder algo nos genera angustia e intranquilidad, no en un futuro, sino ahora. Un miedo infructuoso sobre una premisa incierta y de la que no tenemos ninguna certeza.

Lo único que nos proporciona esta pregunta en ese momento es una sensación de miedo aun cuando todavía estemos con nuestra pareja a nuestro lado.

La preocupación porque dure nos lleva, en el mejor de los casos, a traicionarnos a nosotros mismos, a negociar y a tener  como compañero de viaje  a nuestro miedo en vez de a nuestra pareja.

¿Cuántas veces el miedo a perder algo nos evito perderlo? ¿Cuántas veces la preocupación sólo nos trajo preocupación? ¿Qué ocurre si vivimos en función del miedo y la preocupación? Pues que en vez de vivir nuestra relación vivimos los efectos de unas ideas que hemos dado por ciertas, ni más ni menos, pero las ideas ni son vida ni  son relación. Entonces sí que perdemos algo importante.

El amor nunca muere, incluso aunque decidamos no sentirlo, aunque decidamos taparlo con rencor, culpa, miedo o dolor, debajo de todas estas cosas, está el amor que te unió a tu pareja.

Todos esos sentimientos son lo que hemos interpuesto entre nosotros y el amor a nosotros mismos y de los que culpamos al otro. Esto no quiere decir que tengamos que permanecer al lado de alguien si no somos felices, lo que quiere decir es que esos sentimientos puestos en otro te alejan de poder reconocer la certeza que el amor nunca muere.

No existen fórmulas secretas para la pareja eterna, lo que existen son relaciones y maneras de vivirlas. Habría que cambiar la preocupación de cuánto durará  por la atención en que sea buena, enriquecedora, el lugar donde nos atrevamos a darnos, a entregarnos,  a conocernos y reconocernos en el otro.

La pareja es la oportunidad para conocerse uno mismo y compartirse, no para esconderse y maquillarse para que no nos abandonen a costa de nosotros mismos.

La pareja es un espacio espectacular para aceptarse y hacerlo acompañado. Si  vivimos nuestra relación con el  objetivo de aceptarnos, darnos y amar ¿Qué es lo que podríamos perder? En realidad, lo único que podemos perder en una relación es a nosotros mismos, cuando creemos que debemos ser distintos de cómo somos  para retener a alguien a nuestro  lado, sea un minuto,  un mes  o toda una vida.

Vanesa & David

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *