Autoconciencia

QUERER CAMBIAR AL OTRO ES EL OLVIDO DE MI PROPIA PERFECCIÓN

Intentemos mirar esto en profundidad y con honestidad. Si vemos imperfección en otro es porque dentro de nosotros debe existir la idea “imperfección”.

Si dentro de nuestra conciencia no existiera el concepto imperfección, no podría verlo reflejado en ninguna parte.

Como queremos huir del dolor que nos causa la idea de creer que somos imperfectos, la rechazamos en nosotros proyectándola en el otro, con la secreta esperanza de deshacerme de ese dolor.

Entonces comenzamos  un camino de intentar cambiar al otro para huir de nuestro sentimiento de imperfección, el cual nos causa dolor.

Da igual cuanto creamos avanzar en nuestra empresa porque el problema no es ni será nunca el comportamiento del otro.

Si secretamente albergamos la idea de imperfección en nosotros, sin duda tiene que ir acompañada de la idea de que algo nos falta a nosotros para ser perfectos y eso es exactamente lo que percibimos en nuestra pareja.

Siempre acabaremos agotados en esta empresa de intentar cambiar a nuestra pareja porque no la estamos viendo a ella, sino a nuestra idea de imperfección sobre nosotros mismos.

Los cristales de las gafas con las que miramos a nuestra pareja están hechos de las ideas que tenemos acerca de nosotros mismos.

Nuestro dolor proviene de una idea errónea de lo que somos y de percibirnos como algo incompleto e imperfecto. El querer cambiar el reflejo de esta idea en nuestra pareja sólo nos distrae de poder cambiar nuestra mirada hacia nosotros mismos.

Nuestra relación es nuestra oportunidad de ver las ideas que tengo acerca de mi mismo y responsabilizarme de ellas, este es el camino que nos permitirá vernos tal cual somos, perfectos.

Vanesa & David

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *