amor, Autoconciencia, baile, bailes de salón, bailes latinos, comunicación, conciencia corporal, conexion, desarrollo personal, javea, kizomba, marina alta, matrimonio, pareja, terapia pareja, terapias alternativas, xabia

¿Le pedimos a la pareja aquello que sí puede ofrecer?

Desgraciadamente muchas parejas acaban aburriéndose de bailar juntas o lo que es peor, no desean hacerlo porque acaban discutiendo y abandonando el baile.

Cualquier profesor de baile te puede decir que en sus clases, generalmente, los alumnos que menos disfrutan son aquellos que son pareja sentimental.

Vamos a ver como explicamos esto. Si cuando tenemos una pareja estable le pedimos sentir eternamente lo que sentíamos  durante la conquista y pretendemos llevar la misma vida que cuando estábamos solteros, evidentemente sufriremos. En nuestra opinión, los sentimientos de euforia del principio están sobre valorados, no decimos que no tengan cierto encanto pero  debajo también hay un estado de ansiedad, sobre actuación y desgaste por mantener una imagen ideal de nosotros mismos frente al otro.

En el baile los motivos por los que una pareja acaba no disfrutando de bailar juntos son muy similares, es decir, porque quieren perpetuar las sensaciones que tenían al principio o cuando bailan con otras personas.  

Son muchos los factores que hacen que no tenga sentido seguir buscando esas sensaciones dentro de una pareja estable, porque en realidad, es como pedirle a la estabilidad que se sienta como vértigo o  a Londres que nos brinde un año de sol.

Sin embargo, si le pedimos a Londres o al “baile en pareja” aquello que SÍ nos pueden ofrecer entonces, el camino es apasionante, lleno de descubrimientos compartidos, goce y disfrute.

El baile en pareja tiene sus propias cualidades únicas, tan maravillosas o más que la novedad.

Si tenemos  claro cuáles son nuestros objetivos al bailar  en el marco de la pareja; comunicación, escucha, intimidad, compartir , cercanía, complicidad, crecer juntos, y usamos las herramientas adecuadas  para ello, os aseguramos que es un descubrimiento diario, mutuo y sin límites.

Vanesa & David                                                                                                                                                         

Please follow and like us:
amor, Autoconciencia, baile, Baile & Interpretación, bailes de salón, bailes latinos, comunicación, conciencia corporal, conexion, desarrollo personal, kizomba, matrimonio, pareja, Técnica Corporal Dinámica, terapia pareja, terapias alternativas

Cómo trabajar la conexión, comunicación y escucha en la pareja

Nos conocimos hace años bailando kizomba  en una pista de baile madrileña. Ninguno de los dos recuerda  las figuras que hicimos ni las canciones que sonaban y, aunque tampoco sabemos el tiempo que transcurrió bailando, lo que quedo claro es que nos supo a poco.

Lo que no hemos olvidado nunca  es la conexión, comunicación y escucha mutua que sentimos, esa y no otra es la melodía de fondo de todos nuestros bailes y desde luego de nuestro método LND.  Esa es la canción que siempre bailaremos y la que compartimos en  nuestras clases.

En La vida como en el baile tener esa conexión con alguien  es un regalo,  pero un regalo que requiere dedicación si queremos que perdure.

Al igual que se dice en el mundo de la música; lo importante no es llegar sino mantenerse  y eso,  requiere mucha dedicación y mucho amor.

Si no alimentamos esa conexión correremos el riesgo de que se vaya apagando y lo que es peor nos perderemos la inigualable experiencia de verla crecer y comprobar en nuestros propios zapatos que no sólo no tiene límites sino que puede crecer eternamente.

La conexión,  comunicación y escucha mutua en la pareja son como el agua y la luz para las  plantas, el mejor alimento para verla florecer muchas primaveras.

              

Please follow and like us:
Autoconciencia, Baile & Interpretación, Técnica Corporal Dinámica

CLASES PRIVADAS PARA GRUPOS DE PAREJAS Y MATRIMONIOS (KIZOMBA, BACHATA, SALSA Y BAILES DE SALÓN)

A veces, en un grupo de parejas, surge la inquietud de hacer algo diferente a compartir cenas o copas y, aprender a bailar,  puede ser una excelente opción.

También es cierto que, generalmente, es a los hombres de la pareja a los que les cuesta más decidirse a dar este paso, bien porque son más vergonzosos o porque tengan menos facilidad para bailar, haciendo que aprender a bailar con gente desconocida no les apetezca o motive lo suficiente.

De todas estas premisas nace nuestra propuesta de crear grupos cerrados de parejas y matrimonios amigos para que podáis lanzaros a la aventura de aprender a bailar en un ambiente de confianza, sabiendo que sólo lo haréis con vuestros  amigos.

En nuestras clases como lo que trabajamos fundamentalmente es la conexión de la pareja, por norma general, no habrá cambio de parejas a no ser que fuera un deseo expreso del grupo.

Así que si sois un grupo de 3 o más parejas (máximo 10) y os apetece compartir un ocio ameno y divertido donde no sólo aprenderéis a bailar  sino que veréis una gran mejora en  la comunicación con vuestra pareja y en conciencia corporal, poneros en contacto con nosotros y formaremos un grupo adaptado a vuestras necesidades y horarios.

*Las clases tendrán lugar en distintas academias de Jávea, Dénia, Pedreguer, Benitachell, Teulada, Ondara, Benissa, Jesús el Pobre, Gata de Gorgos, etc. En aquellas poblaciones donde no dispongan de academia de baile  y no quieran desplazarse, se observará la posibilidad de realizarlas en el domicilio de alguno de los participantes, siempre y cuando haya espacio suficiente.

* Tarifa: 40€/persona y mes (clases de 1h semanal)

* La primera clase o clase de prueba sólo se hará una aportación de 5€/persona que se descontaría del total del mes si estuvieran interesados.

Vanesa & David

Please follow and like us:
Baile & Interpretación, Técnica Corporal Dinámica

TÉCNICA DE GIRO

Los giros en salsa o bachata normalmente, son un momento inestable para el alumno por varios motivos:

1.- Desconocimiento de lo que hacen nuestros pies durante el giro.

Habitualmente lo que hacen es, sobrevivir. Asumimos ese momento de descontrol confiando en recuperarlo más adelante cuando este termine.

La realidad es que trampeamos girando sobre un solo pie, y  deseando apoyar el otro.

Salvo excepciones que requieren específicamente de una pirueta, durante el giro se deben de respetar los tres tiempos con sus respectivos cambios de peso. La única diferencia, es que cambian la posición de los pies.

Da igual en qué dirección giremos, nuestra dificultad reside en dejar el peso en el paso “2” del giro. Girar sobre nuestro propio eje, no es un movimiento habitual al caminar por lo que nos produce una sensación de inestabilidad. Lo que hacemos entonces es girar el “1” y el “2” sobre el pie que inicia el giro apoyando el otro rápidamente en el “3”.

Esto más que girar, es un sálvese quien pueda de toda la vida, que si bien es cierto que no nos mata, nos hace perder confianza y nos desestabiliza, pudiendo incluso hacernos perder el  tiempo musical y, por supuesto, arrancar inseguros en el siguiente paso.

2.- Despegarnos del suelo elevándonos hacia arriba durante el giro.

La consecuencia natural de este gesto, es el desequilibrio y la pérdida de apoyo.

Lo que necesitamos, es justo lo opuesto, afianzarnos en el suelo porque vamos a coger mayor velocidad y necesitamos bajar nuestro centro de gravedad para anclarlos al suelo.

Las caderas, rodillas y tobillos deben permanecer ligeramente flexionados y fortalecidos por igual. Para una correcta y natural contracción abdominal manteniendo el cuerpo fortalecido  durante el giro, es indispensable que estas articulaciones no estén totalmente estiradas o hiperextendidas.

Una imagen mental que resulta de gran utilidad a nuestros alumnos es imaginarse un sacacorchos penetrando en la tierra durante el giro.

3.- Girar fuera de nuestro eje.

¿Qué ocurre si intentamos girar una peonza con su eje inclinado respecto al suelo? Pues en el mejor de los casos, que girará poco tiempo y en el peor que se caerá.

Cuando intentamos hacer girar una peonza con la mano, bien por experiencia o bien por intuición, la colocamos con el eje lo más vertical posible al suelo porque, efectivamente, gira mejor, con más equilibrio y durante más tiempo.

Muchos de los giros en el baile son en el sitio y otros incluyen desplazamiento, pero en todos los casos, hay que tener en cuenta esta regla de girar sobre nuestro propio eje.

También en esto entran otros factores como la colocación de la mano del hombre o desde donde  ejerce la fuerza de giro, la utilización del fondo pélvico o la rotación externa de rodilla,  pero ese es otro capítulo que abordaremos en otro post.

Conclusión, el giro lo que precisa es de más control y conciencia corporal por lo que en cualquier baile que enseñamos, y en todas nuestras clases,  tiene una atención especial.

Nuestro interés es que nuestros alumnos dejen de temer a las vueltas o desear que estas terminen, sino por el contrario que las disfruten y deseen tanto o más que un paso básico.

Vanesa Saavedra

 

Please follow and like us: