Autoconciencia, Baile & Interpretación

¿POR QUÉ EL BAILE MEJORA NUESTRA RELACIÓN DE PAREJA?

Pues porque el baile tiene como objetivo alcanzar la máxima comunicación entre dos personas para que expresen unidas una sola melodía.

Lo que realmente nos une a nuestra pareja es sin duda la voluntad de encuentro. Sin ella todas las demás herramientas se quedan cojas. Si dos personas quieren encontrarse de manera genuina ya tienen recorrido más de  la mitad del camino. Ahora sólo queda encontrar la herramienta que facilite este encuentro y el baile es una herramienta infalible ya que nos permite trabajar con profundidad todos los aspectos que facilitan la comunicación y la escucha, tanto corporal como emocional, produciendo un aumento de la empatía, intimidad, conexión y entendimiento en la pareja.

El baile en pareja empieza con un abrazo y con dos personas teniendo que ponerse de acuerdo. Sin duda este punto de partida ya es el mejor escenario para ser pareja; cercanía y la necesidad de trabajar juntos por un objetivo común.

A partir de aquí el aprendizaje de los pasos e interpretación y expresión musical, el despertar de la conciencia corporal y el uso correcto del cuerpo, así como el aumento de la capacidad cognitiva y de la escucha propia y de nuestro compañero nos llevaran en volandas a mejorar nuestra relación de pareja.

Sin perder de vista nunca nuestro objetivo, la compenetración de la pareja, sólo nos queda sorprendernos como las ganas de entendernos y conectar con nuestra pareja hacen que una actividad tan lúdica y amena como el baile trasformen nuestra relación.

Vanesa y David

Descarga y escucha el audio en Ivoox

Please follow and like us:
Baile & Interpretación

DOS OREJAS, TRES ESCUCHAS

“De nada sirve aprender figuras de baile si no somos capaces de hacerlo al tiempo y al ritmo de la música”. Esto es lo que les comentábamos a un grupo de alumnos hace poco en una clase de salsa ante el deseo de querer avanzar en una figura cuando no estaban bailando a tiempo el paso básico.

Al aprender cualquier ritmo de baile, los alumnos tienden de manera natural a imitar los pasos y figuras que los profesores realizamos en las clases. Algunos lo cogen con mayor facilidad que otros, no pasa nada, es cuestión de práctica.

Si los profesores les marcamos los ritmos y tiempos en voz alta es posible que usando el sentido de la vista, nos lleguen a imitar. El problema surge cuando les dejamos a ellos solos para que inicien el baile, porque tienen más entrenada la vista que el oído. La consecuencia es que en el proceso se van acelerando o ralentizando en sus movimientos.

Esto no es porque no  hayan aprendido unos pasos o figuras sino porque no hay un desarrollo de la capacidad de escucha en tres sentidos:

  • Escucha de la música, ritmo y tiempo.
  • Escucha de nuestro cuerpo con esa música, ritmo y tiempo.
  • Escucha con nuestra pareja de baile.

Por parte de los profesores, tan importante es enseñar pasos como  darles las claves para que puedan bailarlo a tiempo correcto e identificar el ritmo. Aunque esto lo trataremos en otro post con algún que otro consejo, nuestra primera recomendación es escuchar la música de aquel ritmo que quiera aprender.

En segundo lugar, nos tenemos que ocupar de enseñar cómo escuchar nuestro propio cuerpo y cómo hacerlo al ritmo de la música.

Y en tercer lugar está la escucha con nuestra pareja de baile. Esta es más complicada porque entra en juego la comunicación. De nada sirve tener la escucha musical y corporal si no tenemos un cuidado y escucha del movimiento de nuestra pareja.

En nuestras clases, nos preocupamos de estos tres aspectos y es algo que le damos una vital importancia.

David Gutiérrez

 

Please follow and like us: