Autoconciencia

¿TENEMOS UNA RELACIÓN REAL CON NUESTRA PAREJA?

Creemos que nos relacionamos con la vida pero en realidad estamos aislados dentro de nuestros pensamientos acerca de todo y reaccionamos de forma automática y repetitiva frente a ellos sin tener una relación directa con la vida ni con nuestra pareja.

No nos relacionamos con nuestra pareja sino con nuestra idea de pareja. Si no tuviéramos una idea de pareja, no podríamos juzgar a nuestra pareja dentro de los parámetros bien y mal.

Tenemos que tener previamente unos prejuicios y unas etiquetas con las que comparar nuestra idea con lo que vivimos. Estamos todo el tiempo reaccionando ante nuestras propias ideas y perdiéndonos la oportunidad de mirar el presente tal cual es.

En realidad lo único que podemos hacer es observar nuestras reacciones ante nuestras ideas de pareja y éstas sólo las podemos descubrir en relación.

Cuando hablamos con nuestra pareja reaccionamos siempre a lo que creemos que debe o no debe ser.  Por lo tanto no nos estamos relacionando con el otro, sino con nuestras ideas.

Lo que estamos teniendo es una reacción basada en nuestros prejuicios sin ni siquiera ser conscientes.  Curiosamente nosotros lo vivimos como que estamos respondiendo a la situación pero estaremos de acuerdo en que, si tuviéramos otras ideas, nuestra respuesta seria distinta. Es decir, estamos reaccionando a nuestras ideas en base a un pasado que en realidad es solo una interpretación selectiva de los hechos.

El primer paso para pasar a tener una relación real, es ser muy honestos y tomar la responsabilidad de reconocer que no estamos teniendo, a día de hoy, una relación con nuestra  pareja, sino con nuestra idea de pareja y nuestras expectativas.

El siguiente paso es observar con la misma honestidad, que la defensa de  estas ideas no nos proporcionan la felicidad que decimos buscar, sino que ciertamente nos producen sufrimiento.

Aquí es cuando surge lo nuevo, cuando creamos el espacio necesario en la quietud de la mente para que surja una respuesta nueva, que esta vez, nos acerque a la certeza de lo que somos en vez de alejarnos de ella.

Vanesa & David

Please follow and like us:
Autoconciencia

¿QUÉ DUELE MÁS, EL MIEDO A NO SER AMADOS O NO PODER AMAR SIN CONDICIONES?

Habitualmente somos muy conscientes del dolor que nos produce no sentirnos amados pero donde realmente tenemos que tirar de honestidad, humildad y valentía es para atrevernos a sentir qué se siente cuando le ponemos condiciones al amor.  Esta escucha es muy poco practicada por nosotros cuando realmente es la causa de nuestro dolor y  la llave de nuestra liberación.  Cuando descubrimos qué se siente, el AMOR se hace PRESENTE. Esto ya no se puede explicar con palabras sólo pretendemos apuntar que la huida de este dolor es lo que te impide experimentar la presencia del amor en el presente.

Ser honesto con uno mismo es algo que requiere de altísimas dosis de valentía y no menos altas de humildad.

Honestidad para reconocer lo que sentimos, valentía para sentarnos a sentir lo que sentimos sin buscar un culpable y la humildad de reconocer que quisimos huir y negar ese dolor poniéndolo fuera de nosotros.

Honestidad, valentía y humildad son pilares esenciales de la pareja y todas deben empezar con uno mismo.

No hay técnica que pueda asegurarte la continuidad de la pareja, ni tampoco que ésta será eterna. No existen trucos ni consejos para controlar la vida, aunque la mayoría de las veces este sea nuestro anhelo.

Sin embargo, si existe una forma de vivir la relación donde, pase lo que pase, ambos saldréis reforzados, y es  aquella relación cuyo propósito sea liberar al otro de nuestros juicios sobre él.  Para esto, se requieren altas dosis de honestidad, valentía y humildad con uno mismo. Pero, si lo hacemos, tendremos el mejor regalo que nos puede dar una relación; aprender a amarnos nosotros mismos.

David & Vanesa

 

Please follow and like us: